17/04/2020 | Los hipermercados y los supermercados chinos en el ojo de la tormenta en medio de la pandemia del coronavirus. Demuestran poco compromiso ante las necesidades de la sociedad pilarense. La Municipalidad ya efectuó tres clausuras por infracciones que afectan al bolsillo y la vida de los ciudadanos del distrito.

“A veces, son en los peores momentos donde conocemos a las mejores personas” es una frase aplicable no sólo para la amistad sino también para situaciones que requieren compromiso y/o honestidad. En este caso ocurre lo contrario, sería de parte de los empresarios hacia sus clientes, esa relación que en medio de la pandemia debería tener un lazo afectivo más allá del aspecto económico. Sin embargo, en Pilar la crisis sanitaria sirvió para conocer la triste realidad.

El Presidente Alberto Fernández pidió compromiso a los supermercadistas para que respeten y retrotaigan los precios al pasado 6 de marzo. Inclusive debió generar una lista denominada “Precios máximos” para la defensa del consumidor. Sumado a esto, tuvo que darles facultades extraordinarias a los intendentes para sancionar a aquellos que cometan infracciones al no respetar las resoluciones. A las cuales efectivamente tuvieron que hacer uso.

Hasta el momento, la Municipalidad del Pilar ha clausurado el supermercado chino El Siglo por tener más de 70 precios por encima de lo estipulado. Y ayer ocurrió lo mismo con el hipermercado mayorista Vital, allí se encontraron 18 precios que no coincidieron con la lista de “Precios Máximos”. A estos se les suman infinidad de denuncias realizadas por los vecinos, sobre todo en los supermercados chinos de barrio, en las diferentes localidades.

Peor aún fue la clausura del hipermercado Carrefour, ubicado en Ruta 8 y Guido, donde la gerenta de sucursal tuvo intenciones de abrir el salón de ventas a pesar de tener un empleado infectado de coronavirus. La Comuna debió clausurar el establecimiento para evitar la circulación de miles de vecinos en ese espacio contaminado y la propagación del virus por muchos barrios del territorio.

Abuso en los precios y poco respeto por la vida es lo que están demostrando aquellos empresarios foráneos del rubro supermercado. Las vueltas de la vida los depositaron en Pilar y por consecuencia están perjudicando a los vecinos del distrito. ¿Que ocurrirá cuando finalice la cuarentena obligatoria y posteriormente la pandemia? ¿Habrá condena social para los que demostraron ser lo peor cuando sus clientes tenían mayores necesidades?

Comentarios

  1. Eduardo Bisognin dice:

    No veo a los inspectores clausurando las oficinas de Axel, que aumento impuestos hasta el 90%, tampoco en los proveedores donde el gobierno compro azúcar, fideos y aceite por arriba de esos precios que le exigen al comerciante. Tampoco le exigen A Aerolíneas Argentina, que con su déficit perdemos un hospital x mes.

  2. Tampoco clausuraron las de Macri y Vidal que permitieron subas del 4000% flaco, así que no rompas las pelotas. O mudate a las termoeléctricas.

  3. Javier dice:

    Solo clausuran lo que les conviene. Esta aumentando todo en todos lados. Y esa compra de alimentos fue increible. Lo frenaron justo.

Deja un comentario