01/06/2020 | Juan Martín Tito busca ser el líder opositor en el 2021. Quiere comprar las voluntades de quienes acompañaron a Nicolás Ducoté entre el 2015 y 2019. Fotos y apariciones en ollas populares es el inicio de su carrera para el enfrentamiento con el egresado de Harvard.

“Yo pagó todo, el resto viene a sacarse la foto pero no ponen un peso”, Juan Martín Tito es el auto de esta frase en charlas con su círculo íntimo. Ricky Ricón tiene planificado ser el referente opositor de cara al 2021. Para ello debe sacar del mapa político a Nicolás Ducoté, justamente su principal apuntado en la carrera del próximo año. Por ello, está buscando sumar a muchos de los que estuvieron junto al ex Intendente.

El joven dirigente de 29 años que se diferencia de Ducoté porque es nacido en Pilar y asegura tener más títulos que él (Abogado, productor de seguros, Magister in Business Administration y Magister en Políticas Públicas). Sumado a eso, desde la cuna tiene unos millones más en su cuenta bancaria y el country donde vive junto a sus padres es un poco más exclusivo que la cueva ducotista, Highland Park. Duerme en Tortugas CC, aunque en una enteevista radial la semana pasada dijo: “Yo camino los barrios desde chico, él no”.

TITO CON CÁCERES.

Para sacar de la cancha a Nico está implementando la estrategia “billetera mata galán”. Así la Diputada Adriana Cáceres, el ex Superintendente de Servicios de Salud Sebastián Neuspiller, la concejal Analía Leguizamón, el resto del santilismo local se muestran junto a Ricky Ricón y la incipiente agrupación La Pilarense. Cada parte obtiene su beneficio, Tito los utiliza por sus viejos y actuales cargos, y ellos a él por sus recursos económicos para la campaña que se viene.

TITO CON SU NUEVA ADQUISICIÓN, EL SANTILISMO LOCAL.

Por su parte, Ducoté ordenó a los últimos soldados que siguen a su lado atacar al niño rico. Como es el caso del ex concejal y ahora empleado en el municipio de Campana, Diego Rey. Quien tiene un turbio pasado por múltiples causas judiciales, que por ejemplo pusieron en duda su candidatura en el 2013 cuando sus convicciones lo ubicaban en otro espacio político.

Fingiendo espíritu solidario o preocupación por la situación sanitaria o económica del distrito, o algo que se asemeje a tener vocación de servicio para ayudar a los vecinos de Pilar; Tito inició su campaña tomando a la pandemia del coronavirus para beneficio personal. Llenó su billetera, hizo incorporaciones a su equipo, pobló de ollas populares los barrios, renovó su imagen en las redes sociales y fijó el objetivo en las internas de Cambiemos en el 2021.

Deja un comentario