Acusación de mala praxis, nueve niños sin mamá y un estado municipal ausente

17/04/2019 | Una familia del barrio Río Luján sufre por la pérdida de Mirian. Denuncian mala praxis por parte de un médico del hospital Sanguinetti. Ahora el padre debe hacerse cargo de sus nueve hijos en soledad. El municipio sólo le donó cinco bolsones de mercadería. Desde el área de Niñez de la Comuna se negaron a colaborar con los menores.

Luego de acudir dos veces a la guardia del hospital Sanguinetti, en ambas oportunidades la enviaron a su casa “porque no había camas” según les explicaron a sus familiares, Mirian Sena se descompenso en su casa y murió en la ambulancia camino nuevamente al nosocomio. Su esposo y sus nueve hijos lloran la pérdida de ella, y su situación está peor que nunca. Con solamente changas como electricista y una vivienda muy precaria, Carlos Rodríguez está acorralado y el estado mira hacia otro lado.

“El Municipio donó cinco bolsones de mercadería. Después, en el barrio Peruzzotti estuve con (Nicolás) Ducoté y me dijo que iba a darle un subsidio a mi hermano para que él pueda hacer el duelo en paz y que le daría trabajo. Me pidió el número, la dirección y nunca apareció. El Municipio se olvidó”, explicó una familiar a un medio digital local. Aunque esa promesa quedó trunca. Nadie se comunicó con ese papá con múltiples obligaciones y que ya no tiene a su compañera de ruta.

Increíblemente, a través de los reclamos que hicieron los familiares y vecinos de Mirian lograron descubrir que el doctor que le recetó la última medicación no figura en los libros del hospital Sanguinetti. ¿La atendió un fantasma? ¿O no existen los controles en el nosocomio más importante en el distrito? ¿Un profesional puede anotar y después borrar su presencia en una guardia? ¿O únicamente ocurre cuando cometen un error que afecta la salud de un paciente?

Desde la organización “Manos en Acción” están colaborando con la familia Rodríguez. “Sobreviven en pésimas condiciones. Seis de los chicos van al colegio. Conseguimos un padrino que cubriera el transporte en combi para los dos menores. No tienen la SUBE escolar y pagar el colectivo es un presupuesto, 21 pesos por cada viaje”, explicaron. También intentaron que la Dirección de Niñez de la Municipalidad del Pilar participe en el resguardo de los niños, “estamos colapsados” fue el argumento para las reiteradas negativas.

Según los Rodríguez fue responsabilidad del gobierno de Nicolás Ducoté el inicio de este calvario y paradójicamente es la misma comuna la que mira hacia otro lado cuando le solicitan ayuda. Si el estado no puede auxiliar a la comunidad en situaciones extremas como la mencionada, ¿cuándo puede hacerlo?

Deja un comentario