¿Así se vera Pilar en poco tiempo?

10/08/2017 | Vecinos de los barrios Campo Chico, Campo Grande, Los Pilares y Los Sauces están preocupados por el avance de la obra de las dos centrales termoeléctricas que aprobó el municipio. Se reunieron y realizaron un documento para expresar su posición. Temen por posibles explosiones y solicitarán que haya una audiencia pública.

Muchas veces las decisiones de los funcionarios traen gravisimas consecuencias, que además toman de sorpresa a la comunidad en general. La iniciativa del gobierno de Nicolás Ducoté y el posterior aval de los concejales en el cuerpo legislativo de la instalación de dos centrales termoeléctricas en Matheu es un claro ejemplo de lo mencionado. Pero parece que no es tan tarde para dar marcha atrás, por lo menos eso buscan los vecinos de la zona. Aquellos que viven en los barrios privados Campo Chico, Campo Grande, Los Pilares y Los Sauces ya se reunieron dos veces preocupados por esa futura fuente de contaminación, y redactaron un documento dejando asentada su posición.

El Concejo Deliberante de Pilar otorgó a fines del año 2016 el “uso conforme de suelo” a las empresas Araucaria Energy S.A, y APR Energy SRL para la construcción de sendas centrales térmicas de 250 MW, en los terrenos situados en la intersección de la Ruta 25 y la Calle Alborada que abastecerán a la Subestación existente de Edenor (Matheu III). Ese tipo de industrias, por la contaminación que genera en el aire, suelo, agua y por el peligro que implica el manejo de los combustibles asociados (gas y Diesel oil o Fuel Oil) y su manipulación están caracterizadas como industria de categoría 3. Según la ley 11459 de radicación industrial indica que deben estar ubicadas en un Parque Industrial alejado de la población y requieren de un certificado de aptitud ambiental.

Según lo redactado por los vecinos temen por posibles explosiones; riesgo de incendios; de derrames de combustibles; contaminación de las emisiones gaseosas de oxidos de nitrógeno y azufre, las cuales generan enfermedades pulmonares y lluvias ácidas; el ruido en el ambiente por el trabajo de las turbinas; el intenso tráfico de camiones, se especula que más de 100 camiones por día llevarán gas oil; escasez de agua por la extracción de las plantas; entre otras situaciones.

Para frenar las obras decidieron iniciar la junta de firmas en pos de exigir la audiencia pública que indica la ley. En cada uno de los barrios mencionados están las planillas que deben completar para intentar tener un futuro sano y sin contaminación en la zona.

Deja un comentario