Concejales invisibles

21/08/2018 | Ricardo Male y Jésica Bortule ganaron las elecciones del 2013 y 2017 respectivamente encabezando las listas de concejales. Ambos serán recordados por nulas participaciones o presentaciones de proyectos de ordenanzas como legisladores locales. Al primero lo "pensionaron" durante cuatro años y medio. La segunda tan sólo duró un año y la cambiarán por alguien más útil.

Sus vidas políticas tuvieron un semestre inusual, fueron estrellas, miles de personas caminaron para que sus caras sean reconocidas en todo el distrito, sus nombres y sus rostros estuvieron en los carteles gigantes de la autopista Panamericana, los referentes nacionales los abrazaron y se fotografiaron con ellos, pero cuando asumieron en sus bancas de concejales ya nadie los recordó. Y ellos disfrutaron de su vuelta al anonimato para cobrar un jugoso sueldo con muy poca carga horaria laboral. Ricardo Male y Jésica Bortule fueron los concejales invisibles de los últimos años en Pilar.

Al cordobés de Rosales, muy cerca de Laboulaye, Humberto Zúccaro lo expuso mediáticamente en el 2013 cuando lo eligió para encabezar la lista del Frente Renovador de Sergio Massa. El nivel de conocimiento popular de Male era el mismo o peor al de cualquier administrativo que trabaja encerrado durante todo su jornal. Pero la militancia logró instalar su imagen de cara a aquellas elecciones intermedias que su espacio político logró vencer al kirchnerismo. Esa victoria que increíblemente el ex Secretario de Gobierno zuccarista se adjudicó como mérito propio.

En Cambiemos, fue Nicolás Ducoté quien eligió a la derquina Bortule para colocarla como primera en la nómina de candidatos en el 2017. Relegó a la santilista Analía Leguizamon y sorprendió a todos, y al mismo tiempo los puso a trabajar para hacer conocida hasta ese momento quien era la ignota Directora de Escuelas Municipales. Inclusive le armaron una historia “conmovedora” de su llegada a la política, con la cual recorrió todo el distrito. Al igual que con Male, los “voluntarios” macristas tuvieron una ardua tarea para que los vecinos relacionen su apellido con sus referentes nacionales.

 

Ambos ganaron sus elecciones y rápidamente volvieron al ostracismo. Ninguno fue presidente de sus respectivos bloques, no se destacaron por la presentación de proyectos de ordenanzas que podían modificarles la vida a los pilarenses o por lo menos mejorarlas. Se escondieron detrás de sus bancas y viajaron. Male logró que Ducoté le financie, con dinero de la comuna, sus giras de presentación de su libro “El Territorio Invisible”. Ese sponsoreo incluyó excursiones por el exterior, por ejemplo en México. En tanto que, Bortule aprovechó para realizar el “viaje soñado” a Inglaterra, casarse y luego disfrutar su luna de miel. ¿Cuándo legislaron? Muy poco tiempo, sus intervenciones fueron casi imperceptibles.

 

Hace pocos días atrás, el municipio publicó por boletín oficial la baja de Ricardo Male como “Coodinador Ejecutivo en el ámbito de la Secretaría de Gobierno”, esa fue su “pensión” luego de terminar su período de concejal en diciembre del 2017. Durante cuatro años y medio fue un mueble del inventario municipal y un gasto solventado por las tasas abonadas por los contribuyentes. Para Bortule el final de las vacaciones dentro del HCD llegaron antes, fue anunciada como nueva titular de Desarrollo Social. Así se va del lugar para cual la votaron y el único debate que dio fue cuando discutió por la oficina que debía ocupar. Esa es la historia de los concejales invisibles de Pilar.

El casamiento que postergó a las Fiestas Patronales de San Alejo

Comentarios

  1. Alicia B. Pérez dice:

    A ver, es otra engaña pichanga !!!, son cargos para las listas y luego salen para dejárselos a los suplentes a los cuales, con el cargo, les devuelven favores de campaña. Son muy buenos aprendices de prácticas de vieja política, las cuales deben ser desterradas y no adaptadas para nuevos giles !!!. Genios !!!

Deja un comentario