Ducoté, culpable del hambre de los chicos y la indignación de los padres

17/08/2018 | La Municipalidad del Pilar es la encargada de toda la infraestructura necesaria para el Servicio Alimentario Escolar. Incluye la provisión, y las conexiones y provisión de gas. Con el cierre de las escuelas cientos de niños se quedaron sin el comedor. El Intendente Nicolás Ducoté aún no ha brindado un plan de obras para reestablecer esa tarea del estado. ¿Recuerda que sus concejales le dieron esa responsabilidad?

Sobre el cierre del 2017, los concejales oficialistas y sus aliados votaron a favor de un traspaso de la administración y ejecución del Servicio Alimentario Escolar. Desde ese momento, el gobierno de Nicolás Ducoté es el responsable de los comedores escolares. La alimentación de miles de chicos es parte de su trabajo al frente de la Municipalidad del Pilar. Algo que parece que con los meses fue olvidando y sobre todo en esta actualidad, con decenas de escuelas cerradas por desperfectos de las conexiones de gas. Sin cocina no hay ni desayunos, ni almuerzos, ni meriendas reforzadas. ¿Y Nico? Brilla por su ausencia en medio del hambre de los alumnos y la indignación de los padres que cuentan con esa ayuda diaria.

Según el “Acta Acuerdo para la Implementación del SAE” (FOTO), en su tercer punto menciona: “El Municipio aportará y será RESPONSABLE de proveer los recursos humanos para la implementación del SAE, así también como la infraestructura, servicios y mantenimiento de las dependencias que se encuentren bajo su órbita y en las que se presten servicios en el marco del Acta Acuerdo, sin perjuicio de las funciones ejercidas por la Dirección General de Cultura y Educación”. Para aclarar, todas las cocinas deben ser atendidas por personal contratado por el municipio, el cual también debe aportar las provisiones y condiciones necesarias para que se lleve el trabajo adelante.

 

Miles de personas se conmovieron con la carta que una mamá de la Escuela N°38 “Bartolomé Mitre” de Del Viso envió a Pilar Político en el inicio de la semana. “Les mando este mensaje porque necesitamos ser escuchados. En nuestro colegio los chicos están sin clases debido a pérdidas de gas. Nadie hace nada, nadie nos ayuda. Hay nenes que solamente desayunan en el colegio porque no tienen recursos y nos dicen que ya fue un gasista matriculado pero a los días lo cierran”, fue parte de su relato. Los días pasaron y a los niños de ese edificio educativo se les sumaron cientos de otros barrios y localidades. ¿Alguien escuchó o leyó algún funcionario del Ejecutivo Municipal referirse al tema? No, ningún representante del gobierno de Ducoté se hizo eco de este problema.

Pidió hacerse cargo del SAE porque observó que sus consejeros escolares no estaban a la altura de las circunstancias. La alimentación continúo siendo escasa como lo era antes y ahora es inexistente. ¿Ahora pedirá devolverlo? Mientras tanto, Ducoté, según la legislación vigente, es el culpable del hambre de los chicos y la indignación de los padres.

Deja un comentario