¿Ducoté quiere matar a los árboles?

13/09/2017 | A pesar de las recomendaciones, el municipio continúa con la poda de árboles en el centro de Pilar. La semana pasada hubo discusiones entre vecinos de la calle Ituzaingó y trabajadores municipales. "¿Van a venir a poner sombrillas en el verano?", exclamaron los comerciantes. ¿Son los compromisos económicos los que obligan a lastimar al arbolado público?

“La poda se hace en los meses sin R” seguramente es el mensaje que habrán escuchado decir a sus abuelos o a cualquier campechano que lo practicaba en su campo. Sin esa expresión, la Municipalidad del Pilar lo difundió como la regla a cumplir por todos los contribuyentes. Antes del cierre de agosto, avisaron que ya no recogerían más ramas (¿cuándo lo hicieron?). Sin embargo, se observa con preocupación como la empresa contratada por Nicolás Ducoté sigue cortando árboles en el centro de Pilar. ¿Tan grave es el problema de la recolección de poda que quiere eliminar a la vegetación? ¿O es demasiado grande el negocio de tercerizar ese servicio?

Históricamente la comuna solicitó que la poda se realice entre mayo y agosto, y el mismo gobierno también respetaba ese cronograma para hacer su trabajo con el arbolado público. Quienes conocen del tema aseguran que puede traer las peores consecuencias cortar ramas fuera de época. Una mala poda puede matar a las especies como sucedió con muchos ejemplares de Ginkgo biloba alrededor de la plaza 12 de octubre durante la gestión de Humberto Zúccaro. ¿Ducoté quiere imitarlo?

La semana pasada hubo cruces de palabras entre los comerciantes de la calle Ituzaingó, entre Braschi y Gamboa, y los trabajadores municipales. Esos vecinos apuntaban que ya no era momento de mutilar a esos árboles, ya no hay tiempo para que vuelvan a crecer para que provean de sombra en el verano. “¿Van a venir a poner sombrillas?”, lanzó uno de ellos en el momento de mayor tensión.

 

Quienes se aseguraron de que proximamente no haya sombra en esas veredas es ACOOP. La cooperativa que fue elegida a dedo, sin licitación ni nada parecido, para concretar el servicio en el caso centrico del distrito. Su titular, el Sr. Ramírez llegó a Pilar de la mano de Paulo Suárez, el Director Ejecutivo de la Agencia de Residuos municipal. Ambos se conocen desde su etapa como proveedor de la OPDS, cuando José Molina comandaba esa cartera provincial.

¿Cuáles son las prioridades? ¿Un mejor arbolado público? ¿Eliminarlo por completo y no tener más el problema de la recolección de poda? ¿O simplemente que el negocio de la tercerización salga redondito?

 

Deja un comentario