En Pilar hay escuelas de campaña y las olvidadas

27/03/2019 | El Consejo Escolar de Pilar muestra una realidad parcial de la infraestructura educativa del distrito. Coloca panes de pasto en un jardín que pronto inaugurará aulas nuevas. En cambio, hay secundarias que no tienen sillas para los docentes ni para los alumnos. Otras en la puerta del invierno tienen los vidrios rotos.

El golpe de la caída del techo de la Escuela Primeria N°25 de Los Cachorros no sólo lo recibieron los alumnos que resultaron heridos. El Presidente del Consejo Escolar Pablo Donoso sólo habló una vez públicamente y dejó sus redes sociales únicamente para retuitear a sus referentes políticos. Ahora su objetivo es mostrar algo en esta campaña 2019 que le permita llegar a ser candidato a concejal y en esa búsqueda quedan relegadas muchas instituciones. Entonces en Pilar hay escuelas y jardines para mostrar con fines proselitistas, y el resto que sobreviva como pueda.

Ese contraste lo remarcó una vecina de Presidente Derqui quien observó como trabajadores del consejo colocaban panes de pasto en el Jardín N°936 y a su lado en la Escuela Secundaria Eva Perón los chicos no tienen sillas para sentarse. En el primero proximamente Nicolás Ducoté junto a Donoso cortarán las cintas en las dos aulas nuevas que se están construyendo desde fines del 2017. Lamentablemente sus vecinos mirarán la fiesta por la ventana y parados.

Lo que ocurre en esa escuela de nivel secundario es la realidad de la mayoría. Apenas se inició el ciclo lectivo 2019 se supó que en la Escuela Técnica N°1 de Pilar el mobiliario es escaso. Alumnos y docentes deben rotar para poder utilizarlo, pero visualmente se pudo comprender mejor la situación con unas fotos que publicaron el Profesor Néstor Sito y sus alumnos. “Hasta hace 4 años todos mis estudiantes tenían compu en el aula para estudiar con internet. Hoy no tenemos ni mesas ni sillas”, manifestó Sito con los colegas de Pilar Hoy mostrando como quedaron sólo los esqueletos de las sillas.

Con los vidrios rotos; un techo que comenzó a refaccionarse hace dos años y aún no pudieron terminarlo; con un pozo en el patio que representa un peligro importante para los chicos; con una rampa para discapacitados que ya no tiene malla de contención en su baranda; y con deficiencias en la instalación eléctrica así asisten a diario los chicos de los barrios Agustoni, San Alejo y La Lomita a la Escuela N°40. Por supuesto que ese edificio no va a estar en las fotos publicadas en las redes sociales por el Intendente Ducoté o el Presidente del Consejo Escolar Donoso.

Parece que los recursos para la educación en la provincia de Buenos Aires son acotados y en Pilar se nota mucho. Este año algunos afortunados podrán ir a las “escuelas y jardines de la campaña” y los otros tendrán que ponerse más abrigo para soportar el frío debido a los vidrios rotos. ¿Para Ducoté hay gente de primera y gente que no? ¿Hay chicos que merecen más que otros? ¿Merecen un funcionario como Donoso?

Deja un comentario