“Es algo que tienen que resolver entre ellos”

18/07/2017 | El Intendente Nicolás Ducoté se autoexcluyó de cualquier tipo de decisión que haya que tomar por la golpiza al concejal Sebastián Pérez en el interior del palacio municipal. Todos los dedos acusan a su Secretario de Desarrollo Político, Carlos Arena. Con esa postura, ¿les da vía libre al resto de su gabinete para accionar de la misma manera en el interior del municipio? ¿Sólo entre servidores públicos? ¿O también con los vecinos?

“Acá hay dos personas que se pelearon, en todo caso lo tienen que resolver entre ellos”, fueron las palabras del Intendente Nicolás Ducoté cuando la prensa local le consultó si iba a sancionar al Secretario de Desarrollo Político, Carlos Arena, por el comportamiento indebido que tuvo en el hecho violento que lo señalan como el responsable de la golpiza al concejal Sebastián Pérez. Así, la máxima autoridad del distrito expresó públicamente que en este caso en particular mirará hacia otro lado. “Aquí no ha pasado nada”.

Esas palabras no fueron las únicas expresadas por el jefe comunal, antes se había puesto el cassette y había mencionado las políticamente correctas. “La reflexión es como se ha hecho públicamente, por suerte desde muchos sectores, es que tenemos que ir erradicando la violencia de las distintas formas que se pueden ir dando en nuestra comunidad. Todo tipo de acto en el que se someta verbal, psicológica o físicamente a otra persona en razón de su creencia, opinión o algo. Es algo que tenemos que dar por tierra en Pilar y terminarlo”, aseguró pero no dijo que iba a involucrarse en esa misión.

También marcó que debe ser la justicia la que determine la veracidad de las declaraciones que se han hecho por ambas partes, eso en el marco judicial. Pero lo sorprendente de su actitud es la intención de eludir sus responsabilidades como conductor del estado comunal, quien debe responder por las acciones de cualquiera de sus funcionarios.

A partir de las declaraciones brindadas a la prensa en medio de la entrega de microcréditos en el Club Sportivo Pilar, surgen muchas dudas y temores por lo que pueda suceder con aquellas que visitan a diario, o no, el palacio municipal. ¿Cualquier integrante del gobierno puede agredir a alguien y no ser sancionado? ¿Cuál es la diferencia entre un concejal y un vecino convencional?

“Confío que en la mediación judicial terminen de subsanar las diferencias que hayan podido tener y tratar que estas cosas nunca más se vuelvan a repetir”, fueron las palabras de Ducoté emulando al rabino Sergio Bergman cuando sugirió que sólo restaba rezar para que la patagonia deje de arder en llamas. ¿Sólo eso? Parece poco.

 

Deja un comentario