Gente como uno

21/07/2017 | Las preferencias de Fabián Ferraro a la hora de las múltiples contrataciones que realiza en la Secretaría de Desarrollo de Habitat y Humano. Foráneos o countristas son la prioridad antes que trabajadores sociales locales, como Fernanda Ludueña. Pilar Político te muestra uno de los contratos como ejemplo del manejo del morenense.

Ayer impresionó el número de contrataciones que realizó Fabián Ferraro en tan sólo casi siete meses de este 2017. Hoy Pilar Político entra más en detalle, muestra las formas con las cuales se maneja el Secretario de Desarrollo de Habitat y Humano, quien prioriza cierta clase de personas. Hay dos tipos de profesionales o no que ingresan con mucha más facilidad a esos puestos, los que llegan desde otros distritos y los que viven en countries de la zona. Así se quedan afuera aquellos que han dedicado años al trabajo social en Pilar en distintas organizaciones, el ejemplo más reconocido es el de Fernanda Ludueña.

Una de las recientes contratadas casualmente es vecina de la Secretaria de Hacienda, Cecilia Cabrera; del Subsecretario de Modernización, Ezequiel Abuelafia; y de Alejo Castex, aquel fiscal general del PRO en las elecciones del 2015 a quien lo acusan de haber matado al remisero villarrosense Diego Leiva. La beneficiada es María Victoria Kobelt, quien seguramente será una gran profesional pero su condición social parece haber sido determinante para su incorporación al área.

 

Lejos de tener que practicar una operación a corazón abierto, a esta “capacitora” en su nombramiento le exigen: “La ejecución del proyecto de CAPACITACIÓN sobre utilización de herramienta de recolección de datos y registro de beneficiarios, diseñada en el marco del programa de Observatorio Social”. Esto incluye: “Definición de cuestionarios a implementar para cada dirección; presentación de plataforma de recolección de datos; capacitación de personal designado por directores para la recolección y carga datos y realización de prueba piloto; e informe de resultado de prueba piloto”.

Por esa tarea, esa vecina del country La Pradera cobrará la jugosa suma de $180.000 en 6 cuotas de $30.000. Sin dudas, un sueldo envidiado entre los actuales trabajadores de planta de la Municipalidad del Pilar; sobre todo entre las trabajadoras y trabajadores sociales que llevan años recorriendo los barrios y no necesitan un cuestionario para conocer la realidad social de esos pilarenses.

Las diferencias son claras, por un lado foráneos y countristas; y por otro los locales. A estos últimos cada día que pasa se los empuja un poquito más hacia la puerta de salida o se los ningunea como lo hicieron, y continúan haciéndolo, con Fernanda Ludueña. Representante de la Defensoría de la Violencia de Género, echada sin justificación de la Casa de Abrigo y recontratada con una beca sin ningún tipo de beneficio social. Se resume, para algunos mucho y para otros muy poco.

Comentarios

  1. Veronica sofer dice:

    ???

  2. Nicolás Carlotti dice:

    y la denuncia cuál sería?

Deja un comentario