La amenaza de campaña que asusta a los trabajadores municipales

30/07/2019 | Nicolás Ducoté, Juan Pablo Martignone, Carlos Arena y Gustavo Trindade arengaron a sus militantes en el inicio de la campaña. Y también dejaron un mensaje para aquellos trabajadores municipales que no estén de acuerdo con la gestión del Intendente. Ocurrió en el edificio de Cambiemos ubicado sobre la autopista Panamericana. La persecución política genera terror en la planta de la Comuna.

“Avisen quienes son los empleados municipales que no acompañan a Nico Ducoté, nosotros sabemos que tenemos que hacer” según municipales esa fue la frase del Presidente del Concejo Deliberante, Gustavo Trindade, para dejar explícita la persecución política que existe dentro del gobierno municipal. Así la actual gestión sembró el terror entre los trabajadores, a los cuales obligan a timbrear o realizar diferentes actividades proselitistas.

El mensaje del folclorista fue expresado en medio de una reunión en el comienzo de la campaña. Allí los invitados pudieron observar a Ducoté y Juan Pablo Martignone tratando de arengar a la tropa de cara a la búsqueda de la reelección. En cambio, los discursos del Secretario de Gobierno, Carlos Arena, y Trindade apuntaron contra la oposición. Con muy poco léxico y conceptos para ofrecer apelaron a los insultos constantes hacia los candidatos que enfrentarán el próximo domingo 11 de agosto en las PASO.

Las palabras de Trindade no se las llevó el viento y retumban en cada oficina. Aquellos que estuvieron presentes se encargaron de diseminarlas por las diferentes dependencias, donde circulan las planillas en busca de “voluntarios” para la campaña. “Trabajó en el COM. Acá los obligan a los chicos a hacer campaña o sino los despiden o los relegan de sus puestos de trabajo” fue uno de los tantos mensajes recibidos por Pilar Político. Y en todos piden la reserva de identidad por miedo a quedarse sin su fuente laboral.

Como tantas otras promesas del 2015, Nicolás Ducoté había manifestado que no iba a utilizar a la planta municipal para tareas políticas. Sin embargo, la realidad no sólo muestra lo opuesto sino que le agrega las peores formas de transmitir esas exigencias a los trabajadores. Como generalmente se dice, hay líderes que prefieren ser respetados y otros que eligen ser temidos. En Pilar, los gobernantes de turno optaron por sembrar el miedo entre los trabajadores.

Comentarios

  1. Mirta fernandez dice:

    Y el sindicato municipal que opina de todo esto ?

  2. Manuel dice:

    siempre se supo que nos obligan a trabajar en las elecciones y si no vamos nos despiden, estamos peor que en la epoca de zuccaro, aca se creen que mandan mas que el presidente.

Deja un comentario