La familia, el petisero, el mecánico, los payasos y la secretaria, a todos les pagaba el municipio

24/01/2020 | Pilar Político te sigue contando quienes integraban la estructura política de Inés Ricci, Flavio Álvarez y Alberto Zapata. Los empleados municipales que no cumplían funciones en la Comuna y si lo hacían en el ámbito privado de los referentes derquinos.

A todos y a cada uno de los asistentes más cercanos de Inés Ricci, Flavio Álvarez y Alberto Zapata les pagaba el municipio. Ñoquis en el estado, laburantes en el sector privado, de los dirigentes mencionados. Todas las labores que realizaban eran en las propiedades o con el patrimonio de los derquinos. No existía ni siquiera un part time, el trabajo era full time para la estructura política bancada por todos los vecinos de Pilar.

“Lo primero la familia”. Alberto Zapata tenía nombrados a tres de sus hijos dentro de la planta municipal: Pablo, Noelia y Micaela. El varón era chofer de un camión que justamente el ex concejal le alquilaba a la Comuna. También del núcleo familiar estaba Jonathan Machado, yerno de “Mimo” Zapata.

En las últimas manifestaciones apareció Diego Bogado, al que se lo vió asistiendo a los encadenados. Este es el principal asistente de Zapata, quien tiene como labor cuidar a los caballos del ex concejal. Y por supuesto su sueldo provenía de las arcas del estado local.

Julia Ricci, hermana de Inés, trabajaba en la unidad básica de la Agrupación Lealtad, junto Débora Molina (asistente personal de la concejal) también estaban dentro de la nómina de empleadas municipales. Al igual que Gisela Fernández, Giselle Ovejero y Alicia Sánchez, artistas y locutora respectivamente del “Circo Móvil”, programa cultural durante la época de campaña de Ricci.

Otros de los supuestos “municipales” eran los mecánicos de la flota de vehículos de la empresa Ricci-Álvarez-Zapata. Marcos y Juan Bergamasco se encargaban del arreglo de los camiones que le alquilaban al gobierno de Nicolás Ducoté, y también de los autos personales de sus jefes.

Los derquinos anotaban todo a cuenta de la muni, inclusive las pintadas y actividades proselitistas que les realizaban Pablo Da Silva, Marcelo Pimentel y Kevin Cañete. ¿Y ahora? ¿Serán solidarios con estos trabajadores Inés ($126.000 mensuales), Flavio ($124.000 + los $200.000 de la familia Herrera) y Zapata ($90.000)? ¿Compartirán las ganancias que tuvieron durante los cuatro años de macrismo?

Deja un comentario