La guerra de los bañeros de Ducoté

07/11/2018 | La nueva moda de los concejales es tener su propia laguna. Diego Ranieli y José Molina son los ediles que ahora se dedican a la industria de los entretenimientos acuáticos. El primero de ellos le apunta al Intendente Nicolás Ducoté por haber permitido la habilitación del emprendimiento del derquino. Este último ya inauguró con la presencia de una banda de cumbia en el predio.

La zaga de los bañeros más locos del mundo quedará en el olvido luego de las habilitaciones que salen desde el Concejo Deliberante en este 2018. Allí, últimamente las discusiones no refieren a los serios problemas de gestión que demuestra el gobierno de Nicolás Ducoté; tampoco a resolver las dificultades económicas por las que atraviesan los vecinos; ni siquiera por la emergencia sanitaria que presenta el distrito que actualmente tiene dos obras de hospitales frenadas y sin vistas de ser retomadas. Donde se debaten las creación de ordenanzas sólo se habla de la competencia que tienen Diego Ranieli y José Molina, y en el medio está el jefe comunal. Es la guerra de los propietarios de las lagunas del distrito, es “la guerra de los bañeros de Ducoté”.

Primero pareció “Puerto Pilar” de Diego Ranieli. Un lugar promocionado para la pesca, paseos en kayak, paseos en lancha, con espacio para acampar, cabalgatas al aire, entre otras actividades. Está ubicado en el corazón del Parque Industrial de Pilar. “Hace mucho tiempo venía buscando un lugar como este porque me gustan las actividades al aire libre y deportivas. Cuando lo encontré, me pareció increíble”, aseguró el concejal en la presentación al público en diálogo con lo colegas de El Diario Regional de Pilar. Tan entusiasmado se lo ve al Juez de Faltas en licencia que en la primera reunión del bloque oficialista con Ducoté para hablar del Presupuesto 2019, él sólo hizo referencia a su proyecto. “Estuve hasta las dos de la mañana respondiendo mensajes de Instagram por la laguna”, expresó. “Ah pensé que hoy me ibas a presentar el cambio de reglamentación que te pedí hace dos meses”, retrucó Ducoté.

 

A nombre de Gabriel Alejandro Orlandi, el concejal derquino José Manuel Molina también solicitó la habilitación correspondiente para abrir su propia laguna. Encontró a alguien que ponga la firma en lugar de él en el country donde actualmente reside, Pilar del Lago. Con la administración de su hijo Yasser, el sábado pasado abrió “Skate & Wake Park”, incluyó la actuación de Yerba Brava. El predio está ubicado sobre la calle El Petrel, lugar donde antiguamente se quiso levantar un parque industrial, pero la pelea con Humberto Zúccaro lo impidió. Los concejales aprobaron esta apertura (¿a cambio de pases libres? Se vio a varios en la inaguración) para que esté abierto de Lunes a Domingo de 11 a 00 horas, dándole la excepción “de las eventuales locaciones para la realización de eventos privados”. En el expediente explica que en la laguna artificial sólo se practicarán deportes acuáticos y ninguna actividad náutica.

Votan los mismos pedidos que hace el Ejecutivo de Ducoté, pero ahora son competencia de sus inversiones privadas. Y Ranieli le apunta al Intendente por haber permitido la apertura de la segunda laguna. ¿Realmente de qué lado estará el egresado de Harvard? ¿Ya no lo necesita al que actualmente es el jefe de la bancada de Cambiemos? ¿Ya retomó su sociedad electoral con Molina y esto es tan sólo una muestra de lo que se verá en el 2019? Mientras tanto, los tres ya se probaron los trajes de bañeros.

 

Deja un comentario