La verdadera política educativa de Campagnoli

25/01/2021 | Pilar Político compara la mirada de la actual Diputada Nacional Marcela Campagnoli sobre la educación desde su banca y cuando tuvo que tomar decisiones como Secretaria del área en Pilar. En nuestro distrito decidió sub ejecutar $60 millones de su presupuesto y dejó sin obras necesarias a muchas escuelas públicas.

Todo cambia cuando la única responsabilidad es hablar, lanzar mensajes resonantes y no estar obligado a pensar como concretar esas palabras en la realidad. Esa es la situación de la Diputada Nacional Marcela Campagnoli, a quien su pasado la condena. Ella que trabaja a diario con su dedo acusador, que cree que Jesús fue producto de un embarazado inesperado (¿y no una decisión de Dios?), demostró ser una de las peores Secretarias de Educación de Pilar desde el regreso a la democracia. ¿Por qué? Hay muchos motivos para recordar.

Apenas asumió en el cargo que le “obsequió” Nicolás Ducoté en el cierre del 2015, Campagnoli hizo referencia a su trayectoria como docente. Aunque luego tuvo algunas actitudes muy lejanas a esa profesión. Por ejemplo, en septiembre del 2016 respondió a las críticas de Malena Galmarini sobre la gestión municipal con: “Ducoté las tiene bien puestas”. Una expresión tan burda como avergonzante de la titular de Educación local. Sumado a eso, en el inicio del ciclo lectivo del 2017 orgnizó una fiesta con inflables acuáticos en el Instituto Carlos Pellegrini para responder al paro de maestros en la provincia de Buenos Aires. ¿Y el respeto a sus “colegas”?

En el inicio del 2018 se descubrieron las licitaciones de la actividad paralela de la Diputada Graciela Ocaña. La compañera de banca de Campagnoli tenía una empresa constructora que estafaba al estado. ¿Adivinen dónde ganó una licitación? Exacto, en Pilar. Justamente en el período de la gestión de “Campanita”. En el 2016, Ducoté le adjudicó a la firma “Area Tr3s Constructora SA” la “Reparación de techos y zinguería en la Escuela Secundaria N°16” de Presidente Derqui por la suma de $805.400. Esta obra jamás se concretó.

Lo peor del trabajo de Campagnoli a cargo de la educación de Pilar fue la sub ejecución del presupuesto que le negó a los alumnos tener mejoras edilicias en sus aulas y en las escuelas en general. Dejó $60.000.000 sin utilizar en el 2016 y ese mismo año le negó un plato de comida a muchos niños al tomar la misma decisión pero con $95.000.000 en el servicio alimentario escolar. Entonces, ¿por qué desde el congreso dice #PrimeroLaEscuela, #loschicosenlasaulas, #AbranLasEscuelas o #LaEducacionPrimero? Según sus antecedentes parecen ser palabras vacías.

Deja un comentario