Los millones de Ducoté que relegaron al hospital

16/12/2020 | Los números del ex Intendente Nicolás Ducoté que impidieron la reactivación de la obra del nuevo Hospital Central de Pilar. Su sueldo, la remodelación de su oficina, su seguridad personal, la instalación de una caja fuerte en el palacio municipal, entre otras erogaciones que mínimamente significaron millones de pesos.

Tomando solamente algunos puntos hay que hablar de millones de pesos para referirse al dinero destinado a la manutención del ex jefe comunal Nicolás Ducoté, y por consecuencia a la postergación del hospital. Primero con su sueldo, fue el alcalde mejor pago de la historia del distrito. Debido a que, los concejales oficialistas y aliados votaron que $2.797.559 sean destinados a los haberes del egresado de Harvard durante todo el 2018, en ese momento equivalían a casi U$S 56.000. Hoy serían más de $422.000.000. Además hay que agregarle que según los datos extraídos de la Rendición de Cuentas 2017, Nico gastó alrededor de $1.000.000 en la remodelación de su oficina. ¿Tan mal la había dejado Humberto Zúccaro? ¿Era imprescindible la compra de un “monitor interactivo touch panel 65 pulgadas” por $81.350? ¿O seis sillones por casi $30.000?

En el 2017, más de $9.000.000 de las arcas de la Comuna fueron destinados a la seguridad personal del Intendente. Incluyó la compra de autos de alta gama (dos VolksWagen Vento) y blindaje de los mismos (cuesta alrededor del 75% del valor de los vehículos); remodelación de las oficinas para los custodios; sueldos, equipamiento y capacitación de 9 guardaespaldas; y alquiler de dos autos más. Todo eso costó $9.348.253. Y aunque desde el municipio intentaron desmentirlo, la publicación de los número de legajos de los “culatas” silenció cualquier tipo de defensa.

En el año 2016, el líder local de Cambiemos firmó el decreto 2137/16 (FOTO) con el cual autorizó la contratación directa de la firma MAPROT SRL (imagen de la orden de compra) para “la adquisición de una caja fuerte con cerradura por la suma de $302.500, una caja de atesoramiento transitorio por la suma de $16.940, una reja para ventana por la suma de $19.690 y una puerta blindada por la suma de $46.343, todo por la suma de $385.385”. Aún se desconocen los motivos de ese gasto, ya que toda la recaudación del estado local se desposita a diario en el Banco Provincia. ¿O la “caja chica” se agrandó entre el 2015 y 2019?

  

Todas estas cifras, más otras que iremos repasando, son simplemente gastos que podrían haberse evitado y destinado a la tan ansiada obra del hospital de Pilar. Sin dudas son muestras que Ducoté no tenía planificado asumir la responsabilidad de construir ese espacio sanitario tan esperado por todos los pilarenses.

Deja un comentario