Neuspiller duda de la bandera blanca de Leguizamón

24/09/2021 | La novela de Juntos parece no tener un final cercano y la demora genera mucha impaciencia en su electorado. Desde el sector de Sebastián Neuspiller esperan que Analía Leguizamón insista con estar más arriba que el sexto lugar. Creen que ni su operación logrará que desista de ese capricho.

En su última aparición pública, el nuevo “líder de la oposición” Sebastián Neuspiller dejó en claro que para sus adversarios de las PASO tiene para ofrecerles el tercer, sexto, noveno y décimosegundo lugar en su lista de cara a noviembre. Y por su lado, Analía Leguizamón difundió un extenso comunicado en el cual renegó del reglamento preestablecido en Juntos. “Distorsiona la voluntad popular” señaló la actual concejal. Tomando esas palabras, desde el sector triunfador no creen que se hayan cerrado las discusiones y puedan comenzar nuevamente con la campaña.

Además de dejar en claro su disconformidad con el sexto puesto que le tocaría ocupar en noviembre, Leguizamón anunció que prácticamente no estará de forma presencial durante la campaña debido a que se someterá a una operación de columna. ¿Fue la muestra de la bandera blanca? ¿Hasta acá llegó su lucha?

CIERRE DE CAMPAÑA DE LEGUIZAMÓN CRITICANDO A NEUSPILLER.

Neuspiller y su equipo de campaña lo dudan demasiado. Conocen a Leguizamón desde su época de funcionaria porteña del gobierno de Mauricio Macri. No descartan que haga renunciar a Flavio Charo Álvarez y pretender escalar un puesto más, a pesar de que esto sea imposible por la ley de paridad. Manifiestan que la santillista despechada ya no entra en razones y sus acciones distan demasiado de la lógica electoral.

La lectura del ex futbolista es que necesita a Leguizamón en un lugar donde juegue a ganar e intentar que traccione votos para pelearle la elección al Frente de Todos. Al mismo tiempo tienen en claro que nada la conformará, “quiere la chancha y los veinte…” deslizaron. Mientras la cuenta regresiva para presentar la lista definitiva sigue avanzando, las negociaciones están estancadas. Y a la luz al final del túnel hay que cambiarle la lamparita.

Deja un comentario