Otra vez lo mismo

13/03/2017 | Le pidieron la renuncia a Liliana Donnoli, la funcionaria promotora de la dictadura. Según declaraciones del Jefe de Gabinete estaban sorprendidos por esas expresiones. ¿Contratan a cualquier anti K que aparezca?

Se repitió la historia de julio del 2016, cuando Nicolás Ducoté debió pedirle la renuncia al por entonces Director de Licencias de Conducir, Agustín de la Precilla, por expresiones poco democráticas y a favor de militares condenados por crímenes de lesa humanidad. Esta vez la tocó a la Interventora de William Morris, Liliana Donnoli. Sus publicaciones en Twitter como “sueño con volver a la dictadura” la condenaron.

Juan Pablo Martignone, Jefe de Gabinete local, calificó la situación como “bastante seria” en diálogo con Pilar de Todos. Además, admitió que el Intendente le pidió la renuncia a la funcionaria y ella accedió.

Donnoli era conocida en las redes sociales, dentro del ámbito político, por su seudónimo “Liliana bóveda K”. A partir de sus críticas al kirchnerismo pudo acercarse a Nicolás Ducoté en el 2013, cuando el egresado de Harvard era candidato a concejal. Esa relación se prolongó y la colocó como fiscal en las elecciones del 2015. Sus incansables participaciones en Twitter le permitieron acceder a la función pública, pero no a borrar su pasado.

Lo preocupante de estos casos es que han sido personas que no escondieron sus perfiles, todo lo contrario, los mostraban orgullosamente. Quieren decir que la gestión, y puntualmente quienes tomaron la decisión de contratarlos, eran conscientes de sus pensamientos. ¿Significa que si no había condena social, iban a continuar? Seguramente.

¿Cuántos Agustín de la Precilla más trabajan junto a Ducoté? ¿Cuántos Liliana Donnoli más incorporaran en el futuro cuando este conflicto se enfrié? Fueron elegidos por el voto popular en democracia y elogian a los gobiernos de facto, no se entiende.

 

 

Deja un comentario