¿Por qué Ducoté abandonó la obra del hospital en sus cuatro años de gobierno?

15/12/2020 | Sus principales funcionarios tenían mejores sueldos que cualquier gerente general de una empresa privada ubicada en el Parque Industrial. Gran parte superaba los $100.000, más un 30% de plus obsequiados por el propio Ducoté por medio de decretos. Así se fueron los fondos que pudieron ser destinados al avance del hospital central en el KM 52 de la Panamericana.

En los cuatro años de Cambiemos hubo muchas erogaciones de dinero de las arcas municipales, muchas de ellas innecesarias y que hubieran permitido aunque sea un mínimo avance en la obra del tan soñado hospital central “Marcelo Castillo”. Pero está más que claro que para el ex Intendente Nicolás Ducoté no era una prioridad. Por ejemplo eligió que la Comuna abone exorbitantes sueldos a sus funcionarios, los más altos en toda la historia del distrito. Dinero que se llevaron y que jamás volverá para una retribución a los contribuyentes.

Si de salud hablamos, vamos a recordar cuánto le costaba al estado local la contratación de su ex Secretaria de Salud, Dra. Mariela Paz. Quien según la escala salarial publicada en el 2018 tenía un sueldo de $70.000 aproximadamente. Aunque eso no incluía las “bonificaciones especiales”. Uno de los tanto decretos que exponía situaciones de ese tipo es el 1670/17. En ese documento la persona en cuestión figura con un cobro de “Bonificación Especial No Remuneativa” de $29.161,06. Así la profesional importada de Malvinas llegaba a un total de $100.299,95. ¿Y si se ahorraba esas bonificaciones?¿No podría haber tenido un mínimo movimiento en la obra?

El eterno opositor Gabriel Lagomarsino enfrentó a todos los gobiernos, menos al de Ducoté. Inclusive durante esa etapa permitió la desaparición del Presupuesto Participativo, un proyecto por el cual reclamó estando fuera del gobierno y poco dijo cuando el egresado de Harvard lo fue desarticulando hasta la extinción del mismo. La explicación es muy sencilla, el ex ARI era otro de los beneficiados de los “bonificaciones especiales”. Todos los meses le depositaban en su caja de ahorro del Banco Provincia $94.892 en concepto de haberes, esa suma hasta el 2018. ¿La dignidad tiene precio? Sin dudas.

Paz y Lagomarsino son tan sólo dos ejemplos en este repaso que sirve para entender por qué Nicolás Ducoté decidió dejar de lado el histórico reclamo de los pilarenses. Ese que no implicaba conseguir un terreno y comenzar de cero, sino que sencillamente debía continuar lo que se había frenado por el resultado electoral del 2015. ¿Aquellos funcionarios sabían que estaban impidiendo mejoras sanitarias del distrito? ¿O simplemente su mirada abarcaba sus propios ombligos?

Deja un comentario