Pudo haber sido una tragedia y hay responsables

31/10/2017 | El temporal derribó una pared del nuevo edificio ubicado sobre la calle Ituzaingó, frente al Club Atlético Pilar. Destruyó al comercio lindero. La obra nunca fue inspeccionada por el municipio y se comenzó con planos aprobados en los años '80. Carecía de las medidas de seguridad más elementales para los peatones que circulan a diario por esa vereda. ¿El propietario tiene un funcionario padrino que lo dejó avanzar?

Ese esqueleto que mantuvo su estructura durante décadas frente a la sede del Club Atlético Pilar tuvo como idea original ser una especie de clínica privada, pero nunca se pudo concretar. Pasaron varios dueños, hasta que los actuales decidieron, con ayuda de funcionarios de Nicolás Ducoté, reactivar la obra sin ninguno de los permisos que marcan las ordenanzas. Tampoco hubo controles de seguridad, el resultado fue el que tenía que ser. Se derrumbó una de las paredes, con la suerte que ocurrió en un horario en el cual el comercio lindero estaba sin gente. ¿Por qué nadie inspeccionó ese lugar en los últimos meses? ¿Por qué estaban construyendo una cuarta planta si las legislaciones vigentes no lo permiten?

Según el protocolo de seguridad del municipio, en ese tipo de obra es necesario colocar “protecciones para resguardar de eventuales caídas de materiales a la vistas públicas y a las fincas linderas”. Esto nunca sucedió en el edificio de la calle Ituzaingó. ¿Quién debía exigirlo? Los inspectores de Obras Particulares, ahora llamado Cuerpo Único de Inspectores que actualmente responden al Secretario de Gobierno, Diego Ranieli. Debían colocar pantallas de 2 metros de ancho entre los 3 y 9 metros de altura, para proteger a los peatones. Y de la misma manera hacia los predios vecinos. ¿Qué acuerdo hubo para no exigirlo?

El Gran Inspector

Como en cualquier obra quien debe responder ante eventualidades como la descripta es el arquitecto de la obra, el problema es que en esta en particular ningún profesional se presentó en las oficinas de la comuna como el responsable de ese proyecto. El mismo avanzó con los viejos planos que datan de los años ’80. Osea se levantó de manera ilegal desde el primero hasta el último ladrillo e increíblemente sucedió a la vista de todos, a tan sólo dos cuadras del sillón que ocupa Nicolás Ducoté.

Interna en el gabinete

Ayer delante de todos los medios nacionales, el funcionario que se mostró fue el Secretario de Obras Públicas, Guillermo Iglesias. Estuvo acompañado por el Arquitecto Kubar (sobrino del Intendente de General Rodríguez). Se presentó como la cara de la comuna cuando decididamente lo ocurrido no es parte de su área. ¿Por qué lo hizo? ¿La intención era demostrar los errores de sus pares? ¿O descubrir a quiénes dejaron trabajar ilegalmente al propietario del edificio e informárselo a Ducoté?

Comentarios

  1. Juan J. dice:

    Cambiemos.¿ Cambiamos ?

  2. Muret Jorge dice:

    Vergüenza es poco el cartel sin matrículas de profesionales y títulos aparte de ser plano aprobado en el 80 hoy con ordenanza vigente 10/85 y 25/85 tendrían que haber tenido un nuevo informe y haberse visado ya que no está visado ni aprobado con esta ordenanza. Y nosotros como profesionales tenemos que implorar para que visten aprueben en 60 días aproximadamente y está gente viene con plano del 80 y construye más de lo que puede y vale todo ojalá salgan a dar la cara los funcionarios de turno y apliquen el código del tribunal de disciplina del colegio ya que estos profesionales tal vez no sepan que construyeron en estos tiempos o tal vez estén jubilados. Intendente representante del pueblo no derive a sus funcionarios y explíquenos a los profesionales si es posible en una reunió en la plaza 12 de octubre asi sabemos cómo se manejan estos proyectos.
    Saludo cordialmente

  3. Ramirez dice:

    Despidos!
    Que despidan a quien no controlo. Pasa que son taaaan inútiles que va el inspector solo si un vecino anónimo denuncia a otro. Son aplasta culos. No recorren ni caminan. Siendo que esta tan cerca del palacio municipal.
    Esta gestión con los nuevos de Recursos Humanos se caracteriza de aplasta culo. No recorre ni le interesa lo que hacen los empleados municipales.
    Si se lleva del chusmerio y el voto en conjunto para decidir que hacer. Nunca hablan con la persona afectada.
    Una mezcla de que les importa tan poco todo!

    Y cuando van a descontarle a Zamora las horas que va a natación y llega a las 11 de la mañana?
    Eso esta enterado el intendente?
    Va dos veces por semana. Ese es el ejemplo que da el esqueletico falso y chusma de cuarta.

Deja un comentario