20/08/2020 | El periodista Patricio Cristino es uno de los pilarenses que se ofreció como voluntario para las pruebas de la vacuna contra el COVID-19. Ayer estuvo por primera vez en el hospital militar. Deberá volver en tres semanas.

Desde el inicio de la pandemia en Argentina, todos coinciden que los médicos son los que están en la “primera línea de fuego” contra el COVID-19. Son los que están en contacto permanente con los infectados y luchan a diario para recuperarlos. Ahora a esa pelea se les sumaron los voluntarios de la vacuna contra el coronavirus. Ciudadanos que actualmente gozan de un buen estado de salud, que decidieron aportar su granito de arena en busca de una salida definitiva en la batalla contra el virus.

Como lo anunció el Presidente Alberto Fernández en su momento, Argentina es uno de los países elegidos para las pruebas de la vacuna contra el COVID-19 y posteriormente para su producción. Para ello se abrió una inscripción para quienes quieran ser parte de ese proceso inédito. Los seleccionados están siendo llevados y testeados en el hospital militar, actualmente considerado un nosocomio de alta complejidad y dedicado a la investigación. Allí están yendo los pilarenses que se anotaron, los héroes silenciosos en esta pandemia.

El periodista local Patricio Cristino es uno de los que optó por exponer su salud para descubrir la cura contra el coronavirus. Ayer fue su turno. Alrededor de las 17 horas le enviaron un móvil para trasladarlo al hospital militar y comenzar con todo el proceso. Primero le realizaron un chequeo general de su salud y luego llegó el pinchazo. “Bastante doloroso” aseguró el Director de FM Estudio 2. A partir de ese momento, él mismo debe informar sobre sus síntomas en una aplicación hasta la próxima dosis, en 21 días. Luego deberá asistir a otros chequeos cada dos meses.

PATRICIO CRISTINO

Patricio como otros pilarenses y argentinos de todo el país son aquellos héroes que pocos conocen, pero que entregaron su cuerpo para que los especialistas encuentren de una manera más rápida la cura y podamos volver a la normalidad. Aplausos también para ellos, que buscan el bien común sin marchas o exposición del resto de la sociedad.

Deja un comentario