El empresario amigo de Martignone que elude pagar $5.000.000 en tasas municipales

29/05/2019 | Estancias Achalay SA llegó al distrito de la mano del Jefe de Gabinete Juan Pablo Martignone y eso significa tener privilegios. Recibió un permiso provisorio para comenzar a trabajar sin abonar los $5.000.000 que le corresponden por Derechos de Construcción. Eludió varios pasos administrativos para recibir ese trato preferencial y solicitó la eximición del impuesto mencionado. También contó con la complicidad de la auditora Viviana Grau.

“Tus amigos son mis amigos” sería el diálogo entre el Intendente Nicolás Ducoté y su Jefe de Gabinete Juan Pablo Martignone. Con ese aval el Ingeniero sigue haciendo negociados en nombre de la Municipalidad del Pilar. Esta vez logró modificaciones en la ordenanza tributaria para las empresas que se radican fuera del Parque Industrial y así trabaja para que Estancias Achalay SA pueda radicarse en el distrito con las mayores “comodidades” posibles. Y eso también incluye esquivar ciertos pasos administrativos que al común denominador de los empresarios se les exige, como por ejemplo pagar Derechos de Construcción. En este caso la suculenta suma de $5.000.000.

La historia comienza en marzo del 2018 cuando el Sr. Carlos Alberto Dana, Presidente de Estancias Achalay SA, sin ingresar el expediente por mesa de entrada ya había recibido el visto bueno para ser eximido de las tasas municipales. Su proyecto se denomina “Polo Pilar” y lo describe como un Parque Industrial Logístico ubicado en Ruta 8 a la altura del KM 64.5 en la localidad de Fátima. A principios de mayo, el amigo de Martignone se presenta en la Dirección de Obras Particulares a cargo de Florencia Corrales, le informan que debe pagar $4.922.509,48 en concepto de Derechos de Construcción. En ese momento, con mucha soltura el señor aseguró: “No voy a pagar eso, a mi me van a eximir de ese impuesto”. Lo que se conoce como las ventajas de los amigos del poder.

Casualidad o no, días posteriores el Ejecutivo obliga al Concejo Deliberante a tratar la modificación de la ordenanza tributaria. Con la excusa de eximir o perdonar deudas a cooperativas de trabajo instaladas en el distrito, pero con el objetivo de fondo de darles privilegios a “conocidos” de JP que se instalarán fuera del perímetro del Parque Industrial. Así el Ingeniero criado en Bunge & Born la tendrá más fácil a la hora de conseguir las firmas reticentes de algunos funcionarios de su gabinete.

Como el decreto de la eximición se demoró más de la cuenta, aunque si cuenta con el aval del Director de Rentas Generales, Federico Segovia (FOTO), Estancias Achalay SA recibió un permiso provisorio express. Tramitado el mismo lunes 27 y obtenido en poco más de una hora (una eficiencia única y sorprendente). Para ello se saltearon varios pasos del procedimiento, ese que tantas veces reclama la auditora municipal Viviana Grau pero que esta vez también decidió hacer la vista gorda. Además, según el Código de Edificación vigente ese tipo de permiso se otorga “cuando se haya verificado el cumplimiento de la Documentación técnica municipal, y quede pendiente la presentación de informes, visados o trámites realizados ante otras dependencias (municipales, provinciales o nacionales, privadas y/o concesionadas)”. Este proyecto no representa ninguna de esas situaciones, sólo cuenta con la amistad de Martignone.

Los pequeños y medianos comerciantes reciben una presión tributaria como pocos, inclusive siendo ingresados al Veraz; los vecinos observan como la Tasa de Servicios Generales se incrementa a una velocidad que no coincide con las prestaciones de la Comuna; los Cooperativistas son engañados cuando reclaman por sus derechos adquiridos que los deja exento de pagar las tasas en el municipio; sin embargo, los empresarios poderosos tienen representantes como Ducoté y Martignone que los reciben con alfombra roja y les perdonan cualquier irregularidad. Siempre y cuando el dinero sea del estado, nunca el propio.

Deja un comentario